LA VISIÓN DEL CUBO

LA VISIÓN DEL CUBO, LA LEY DEL FRACTAL y LA RED PLANETARIA: UN MENSAJE DE REDENCIÓN. – primera parte-

Quiero contarte algo, algo que está sucediendo, que sucedió y que también sucederá. Una Visión, un silencio, y un Mensaje desde el Centro de la Tierra para toda la Humanidad.

Fue el 1 de agosto de 2018; si, de este mismo año que aún está transcurriendo, pero que en pocos días está llegando a su fin. ¿Ya te has puesto a pensar en todo lo que ha sucedido en los 12 meses que nuestro Calendario Gregoriano nos regala? No quiero que lo hagas ahora, pero te aliento a que al menos, si no tenías pensado hacerlo, te enfoques en alguna de las cosas tan maravillosas y escalofriantes que has experimentado a lo largo de estos 350 días y lo compartas.

Pasemos entonces a lo que quiero trasmitirte.

Me dirigí hacia el Centro de la Tierra durante una meditación, y encontré que en su núcleo se encontraba una poderosa semilla, la misma tenía forma de cubo. Un cubo vivo, vibrante. Latía y comenzó a crecer, a expandirse. El cubo fue creando la geometría de una Chakana Holográfica, lo cual llamo mi atención, al ver cómo iba creciendo hasta alcanzar la dimensión de toda la superficie de la Tierra. Fue testigo de la proyección, desde el Núcleo del Planeta, de su Grilla o Red Interna, la cual seguía el patrón de esta maravillosa Geometría Sagrada. Me impactó tomar dimensión de esa realidad interna, y de ver como cada punto de esta Red se encontraba conectado a los diferentes centros de poder y templos que se encuentran “sembrados” por las culturas nativas a lo largo y ancho de la superficie de Gaia.

Percibí además, que esta Red Interna, como la denomino, se encontraba, a través de los Nodos Planetarios y de sus Templos, Santuarios y Monumentos enlazada a la Red Externa, de la que más comúnmente solemos hablar, visualizar y reconocer. Entendí en ese mismo instante, que la Conciencia de la Humanidad se encuentra enlazada a ambas Redes y que además, se encuentra sintonizada a los Centro de Poder, Retiros, Santuarios, Templos y demás construcciones y sitios naturales a través de los cuales “la Tierra respira”. Existen  poros a través de los cuales se conecta la Red Interna con la Conciencia de la Humanidad de Superficie y con los Santuarios y la Red Externa. Todo ello sucedió en segundos de conexión. Y se repetía una y otra vez. El cubo, la Chakana, la Red Interna, los Nodos Planetarios, la Conciencia de la Humanidad y la Red Externa. Estaba unido a la Tierra, y en ese momento se presentaron mis Guías, con los que vengo trabajando desde el año 2009, pero que desde 2017 reconocí más conscientemente. Ellos son Venusinos: Sampiac , Anitac y Sabim.

Fueron ellos quienes me trasmitieron la importancia de dos fechas en el Proceso de Parto Planetario: 21 de septiembre de 2018 y 21 de Marzo de 2019. Me dijeron que todo caminante que sienta el llamado de la Tierra, no dude en acudir a los Centros de Poder donde su corazón lo esté llamando. Que era importante responder a dicha invitación de la Tierra y de los Retiros Internos para colaborar en la limpieza y purificación los Nodos que aún necesitan estar correctamente ecualizados para las tareas de anclaje de las energías cósmicas que están ingresando al Planeta. Ellos me explicaban que dichas tareas se realizando en conjunto: Hermanos Mayores, Guardianes Planetarios, Maestros y Ancianos Intraterrenos. La invitación puntual de ese 21 de septiembre fue para estar en la Pirámide del Sol en Teotihuacán, allí deberíamos acudir como fractales en representación de la Humanidad para limpiar y purificar las memorias de dolor y sufrimiento que se generaron a partir de las guerras y la conquista de América, ya que dichas energías aún estaban interfiriendo y bloqueando, en la Pirámide del Sol, la canalización de energías. Se me enseñaba también la importancia de esta construcción como Pilar de Luz para la Humanidad. Un verdadero Centro de Anclaje de las Energías del Gran Sol Central o Hunab-Ku. Al llegar allí, estaríamos liberando dichos bloqueos energéticos, disolviendo la agresividad, dolor y conflictos que se encontraban allí grabados. Al ser la Gran Pirámide un punto central de la Red, la importancia de su correcta ecualización es fundamental. Sería como una de las computadores centrales que emite ondas hacia otros puntos, y que al estar afectada por toda la información que dejó la Conquista, no logra trasmitir los códigos de la Nueva Tierra, sino que repite la información vieja, como una mente que quedó en el pasado, recordando una y otras vez hechos violentos.  Concluí que si una de las computadoras centrales de la Red se encuentra aún dentro de esta frecuencia vieja, las demás, por más que estén limpias, purificadas y renovadas, no van a lograr la potencia necesarias para contrarrestar la influencia de dicho ordenador de mayor tamaño he impacto. Aquí la importancia de llegar a Teotihuacán. Pero no solo ello. De hacerlo en la fecha indicada. El Equinoccio de Primavera, donde las energías del Cielo y la Tierra se encuentran en perfecto equilibrio, fecha que contempla la apertura de un portal natural, siguiendo los ciclos armónicos de la Madre Tierra.

Días previos a mí llegada a México, a través de una hermana venezolana, Sylvia, recibiría una información vinculada a la historia/leyenda que tiene su Epicentro en este Centro Sagrado de la Tierra: Teotihuacán. Hablo del libro Regina, del escritor Antonio Velazco Piña.  Sin duda que nos fuimos los primeros ni los últimos en llegar a este punto de la Red Planetaria para colaborar en su “Despertar”, que es el nuestro. Eso lo entenderíamos en la camino: la Ley del Fractal.

Los Abuelos y Abuelas, aquellos Guardianes de Tradición del Territorio, serían quienes nos dieran el permiso para en conjunto cumplir con el encargo. Y tal como fue anunciado, logramos estar allí en la fecha indicada y ser recibidos por dos abuelos y una abuela de diferentes Tradiciones del Pueblo Mexicano. Y para sorpresa nuestra, estuvimos acompañados por un grupo de estudiantes de Comercio Exterior de una de las Universidades de México, quienes recibieron nuestro Mensaje de Paz, Integración y Hermandad. Todo un simbolismo de la proyección de nuestro camino hacia las Futuras Generaciones.  Pero regresemos a la visión que motivó todo.

Terminé de escribir el mensaje de los Guías Venusinos y lo leí. No tuve dudas en que era el momento y debía corresponder a dicha invitación, sin embargo, estaba hacia menos de 4 meses trabajando como empleado administrativo de un Hotel, y no estaba en mis planes semejante movimiento energético. Debía coordinar varias cosas para que todo cuadre dentro de lo posible. Una de las cuestiones que facilitó todo fue que dos de mis hijos ya tenían planificado un viaje con mis padres, con lo que ya estaba resuelto gran parte de mis responsabilidades hacia su madre, con la que hacia menos de uno año acaba de separarme, y que se quedaría al cuidado de nuestra hija menor. Todo ello estaba resuelto, pero faltaba pensar una estrategia para resolver la parte económica y mi licencia en el trabajo. Sin pensar demasiado en el cómo me puse a accionar. Saqué el pasaje a través de un banco y organicé, con el apoyo de amigos, actividades para recaudar fondos. Fueron 40 días de preparación entre la recepción del mensaje y la llegada a México. En el medio pasaron muchas cosas. Lo que iba a ser un viaje solo terminó siendo un viaje acompañado. Lo que iba a ser una misión específica en Teotihuacán, se expandió a una triangulación entre 3 Centros de Poder del Cono Sur, en donde participamos 11 caminantes de Argentina. Se unificó en un campo de energía Teotihuacán, en Ciudad de México, Tunuyan en Mendoza, y Aurora en Uruguay. Las señales se hicieron presentes y tuvimos importantes confirmaciones para asumir semejante movimiento. El cual implicó una entrega de nuestra parte, poniéndonos al servicio del trabajo sugerido. Sabíamos que de todos modos lo importante era Estar en el lugar: llegar. Y de no llegar, también sería perfecto. Sin embargo, la fuerza nos acompaño para poder superar todas nuestras expectativas y acceder a un mensaje poderoso: un Mensaje de Redención.

El cubo me guió en el camino. Los árboles, Grandes Maestros y Aliados, nos dieron el fundamento. La conexión con la Hermandad del Sol y la sintonía con la Gran Madre a través de la energía de las Ballenas y los Delfines, fueron quienes nos mostraron su tan especial sostén a nivel planetario de una grilla a través de la cual los seres humanos podemos ingresar rápidamente en el Portal del Corazón Sagrado y ampliar nuestra conciencia de nuestras capacidades de servicio. La estrella de 5 puntas, la Magia, el poder del Perdón y la decisión de liberarnos del peso del dolor y las heridas de nuestros ancestros. Algunos pueden pensar que fuimos por turismos. Nosotros sabemos que representa visitar un Nodo Planetario bajo el propósito de Sanar. Estamos acudiendo como representantes del colectivo, lo que nos posiciona como portadores de una decisión y responsabilidad. Es que a través de nuestra presencia habilitamos el desembalse y liberación de gran cantidad de información. Información que no siempre somos capaces de comprender en ese mismo instante. Pueden pasar largo meses hasta que todo se va ordenando. Y es que luego de un viaje así uno ya no es el mismo. Somos caminantes y mensajeros, servidores y guardianes. Nuestros viajes son peregrinajes, misiones, escuelas a través de las cuales recordamos las Grandes Verdades del Universo. Recuperamos el sentido de ser parte de algo Mayor. Volvemos a sintonizar con el pulso de la Tierra. Vibramos. Ello nos permite acceder a los registros internos de la Tierra, y si es acordado por la Jerarquía, también podemos llegar a alinearnos con los registros universales, con los códigos que llegan desde otros rincones de la Galaxia. Todo ello es posible en los seres humanos. Reprogramar la Matriz Planetaria. Estamos en el tiempo de siembra, y  operando a través de los Cristales logramos elevar la frecuencia y así abrir espacios en la Conciencia de la Humanidad, espacio hacia el reconocimiento de los nuevos patrones de conducta. En ello nos encontramos. Respirando. Nutriendo a cada paso los Fuegos Sagrados. Alimentando el Arte de Ser y Estar en resonancia con el Espíritu Planetario.

Según nos han contado los Guías, nuestro Universo Material, que consta de 7 dimensiones fundamentales, se creó a partir del Universo Mental. Y este Universo Mental, en sí, consta de 2 energías fundamentales: Positivo y Negativo. Nosotros, desde la mente humana, para explicar esa base de la creación, hemos creado, a través de las diferentes culturas, múltiples fabulas, leyendas, cuentos e historias para dar sentido a nuestra relación con dichas fuerzas. El problema se produce cuando dichas fuerzas crean al Universo Material. Allí ya encontramos un primer grado de distorsión. A estas dos fuerzas, positivo y negativo, se le dio muchos nombres, en sí, todo lo que conocemos en nuestro universo como polaridad. Pero una de las más importantes, dentro de nuestra concepción de la vida, se da a través de la religión.  Jesús, José y María es una de ellas. José representa al positivo, y María al Negativo. En sí, tanto José como María, en el Universo Mental son las fuerzas fundamentales, y se representan como dos ángeles. Ellos se fusionaron para dar vida a nuestro Universo Material de 7 Dimensiones. Así nace el Cristo. Cristo es el Padre de nuestro universo Material. Es la semilla que brotó de la interacción entre estas dos fuerzas. De todas formas, esta es una representación más. Otra forma de ver ese proceso por el cual se da lugar a la manifestación de la vida en donde los Seres Humanos somos parte. ¿Por qué los Seres Humanos nos creemos el Centro de la Creación? De donde proviene esa percepción. ¿Quién acaso no padece esa condición de la mente y el Ego que se percibe constantemente como Centro de la Creación? Somos como niños reclamando la atención de nuestros padres creadores, porque pensamos que no tenemos la fuerza suficiente para crear y sostener nuestro propio universo. Sin embargo, ellos nos enseñan que no es así. Tanto la fuerza del Padre (José) como de la Madre (María) siempre dentro de la visión cristiana se encuentran en nosotros, así como también el Hijo, que está representado por Jesús, el Cristo. La sagrada trinidad esta en nosotros. Pero hasta que no nos relacionamos correctamente con estas fuerzas vamos a seguir creyendo que no somos capaces de co-crear y sostener nuestra creación, y seguiremos padeciendo esa sensación tan horrible de ser el Centro del Universo pero sin entender para qué. Si no tomamos consciencia de nuestro origen, de nuestro núcleo más profundo, de nuestra esencia, estaremos creando desde los patrones culturales, sociales, familiares, condicionamientos y programas diversos que fueron sembrados en nuestras consciencias. Es entonces un largo camino de auto-conocimiento para lograr desprogramarnos, desaprender, sanar y comenzar a reconfigurar nuestra Matriz y Red Interna. Este es uno de los Mensajes del Cubo. Así como sucede en la Tierra sucede en nuestro interior. Pero la fuerza se encuentra en dicha semilla interior. Allí están todos los programas habidos y por haber. Limpiar dicho Cristal Interior es comenzar a sanar, porque ese cristal, cubo o semilla que está en el centro de nuestro corazón, luego se proyecta como tejido, red, matriz y realidad al resto del universo. Conecta a través de nuestros órganos, que son los centros de poder de la superficie de Gaia y así con la red externa que es todo lo que me rodea: cada ser con el que entro en contacto. Todo ello va a responder a mi vibración inicial. Por más que alguien venga con una idea nueva y despertadora para mi, no voy a ser capaz de tomarla sino limpio, purifico y alineo mis sentidos en función de una Nueva Vibración. Es lo que está sucediendo con la Tierra ahora, y lo que sucede en mi interior. Energías poderosas del universo están interpelándonos y es urgente desprogramarnos, liberarnos y modificar esa semilla que se encuentra proyectando toda mi realidad.

La Guadalupe y su profecía cumplida

Como mencionaba líneas arriba, Regina se llama el Libro de Antonio Velazco Piña, celebré escritor mexicano que con su visión nos permite adentrarnos en la historia desde una perspectiva profunda que abre paso a la transformación. La Historia está Viva. Los mitos y leyendas, los sueños y las mayores hazañas que podamos imaginar aún pueden ser experimentados. ¿Pero de qué forma? Existe un proceso interno teniendo lugar en cada corazón, en cada centro del universo que somos cada ser viviente. Conectar con nuestro Toroide. Ello fue lo que me confirmó el encuentro con Leobardo Peña, gran investigador y testigo del fenómeno Ovni, quien nos introdujo en el “Enigma de Guadalupe” narrándonos hechos históricos que vinculan al país mexica con las tradiciones espirituales de oriente, en especial, con el Tíbet. Recomiendo especialmente acercarse a la información que Leobardo está brindando.  Él nos mencionó una particular interpretación sobre el Mensaje de la Virgen. Nos invitó a prestar atención al símbolo del Nahui Ollin presente en su manto, y nos señaló que cada flor de su vestimenta está alineada con volcanes y zonas energéticas del territorio mexicano. Curiosamente, fue en 2012, según sus investigaciones, que se cumplió la profecía respecto de la activación de las energías telúricas de México que permitieron que la energía de la Kundalini de la Tierra descendiera hacia el Sur.  En México se da una particular interacción entre las fuerzas del Fuego y del Agua, un territorio lleno de Alquimia. De hecho, Leobardo nos explicaba que estos dos elementos estaban presentes en el diseño original de la bandera de su país. A esta relación se la llama en lengua Nahuatl: tlachinolli. Caminando por Tierras Mayas fuimos percibiendo esa forma de complementarnos para alcanzar los objetivos planteados según los Mensajes de los Hermanos Mayores. Afinarnos con la vibración de cada lugar, sentir, escuchar, nombrar aquello que sucede en nuestro interior para llamarlo.  En el cerro del Tepeyac, donde los fieles llegan a postrarse de rodillas y llegar así hasta el santuario donde se encuentra la imagen de la Virgen trasciende el acto religioso y de devoción. Allí sucede algo especial. Se concentra una energía poderosa y que de algún modo aún pareciera oculta para quien esta queriendo entender ese “algo”. ¿Por qué algunos se sienten tan atraídos y otros lo ven como un delirio más del ser humano, que busca en una simple figura su salvación, liberación y bienestar? Es cierto, hay un acto de fe que pareciera ciega, una responsabilidad delegada en el afuera y en los poderes y voluntades de algo superior. Eso se respira. ¿Qué no hacen algo más concreto para modificar su destino? Eran algunas de las preguntas que me invadían al estar allí. ¿Es necesario tanto movimiento, tanto rezo, tanta plegaria, suplica y manifestación con el fin de alcanzar algo? ¿Tengo que hacer algún tipo de sacrificio? pero además ¿Qué se supone que es ese sacrificio? En mi camino de búsqueda entendí algo. La conexión con la Divinidad es dentro. Los rituales, ceremonias y demás actos que acompañen esa conexión son secundarios. La Fe es la que mueve las montañas, pero la Fe con base en el conocimiento. Una cosa no tiene porque estar disociada de la otra. La plegaria tiene una base científica. El contacto con esa parte de nosotros que esta unida al resto de la creación es real, solo que a veces estamos demasiado alejados y parece que solo andando 70 kilómetros hasta que se nos hagan enormes cayos y nos tiemblen las piernas, como sucede en Argentina con la Virgen de Luján, vamos  a conseguir acceder a esa revelación tan buscada. ¿Es necesaria tal devoción? Creo que si y que no. Es necesario en la medida que nos apartamos, que ingresamos en la distorsión, pero además es necesario como forma de experimentación, como rito iniciático y preparación. Hoy lo veo como un entrenamiento. Algunos más necesarios que otros. A veces, para curar un resfrió con un simple té y una charla basta. Otras veces, tiene que subir la fiebre y pasar tal vez dos o tres noches en vela, hasta que la fiebre se pasa. No todos los organismos son iguales, y no todo hombre y mujer se conecta de la misma manera.  Una oración, un canto, un mantra o frase que se repite incansablemente no va a adjudicarnos nada. Soy convencido de ello. Sin embargo, la herramienta es útil para afianzar nuestra decisión. El camino es importante en cuanto contempla el propósito de cada paso. En definitiva, la experiencia es transformadora, cuando involucramos toda nuestra existencia en ella. Esa fue la enseñanza del Cerro del Tepeyac, donde la Madre del Mundo se hizo presente. A esta altura, ¿Tiene sentido hablar de si fue o no verdad su aparición? ¿Acaso lo que mueve nos es lo que importa, lo que representa y simboliza? ¿Y no es acaso ese el poder de toda herramienta: lo que creemos de ella? Nuevamente, en parte si, pero en parte, hay un conocimiento que funda e impregna la materia con determinado código que será fundamental aprender si realmente queremos conectar con la sustancia de las cosas. Con Guadalupe, al parecer, sucede algo por el estilo. Su presencia en dicho lugar puede ser interpretada de diversas formas. Leobardo nos hablo de una manifestación de poder mental, de la capacidad de plasmar en la materia un código por parte de Monjes Tibetanos. Estaríamos entonces hablando de un código que desde la misma humanidad ha sido sembrado para nuestra elevación e inspiración. Un mensaje que conecta latitudes simétricamente opuestas. Un mensaje desde México al mundo, pero que se conecta con la espiritualidad del Himalaya, con los Maestros de Shambhala y con las profecías de un cambio de polaridad respecto del pulso de la energía en Mundo. América tomando la posta en la evolución de la civilización. Un legado que México nos entrega a los americanas, y a todos los habitantes de este Planeta. Y las vírgenes, como arquetipos del Sagrado Femenino, irradiando desde sus imágenes una energía hacia nuestros corazones.

Tepozteco

Un valle. Montañas. Creo que este sería mi lugar en el mundo, así como luce Tepoztlán, al pie de un cerro sagrado, y rodeado de cadenas montañosas, una más imponente que la otra. Llegamos con Yasmin por la tarde y caminamos entre la feria de artesanos. Era domingo 23 de septiembre, nuestro quinto día en México. Pasamos la ceremonia en Teotihuacán el día 21, recorrimos el centro del DF, visitamos junto a Leobardo el Cerro de Tepeyac y el parque de Chapultpec, y ahora nos encontrábamos a una hora y media de la inmensa masa de cemento que significa Ciudad de México. Cuando subimos al Cerro de la Estrella tomamos dimensión de donde nos encontrábamos, pensar que la mayoría de todo ello era agua, la famosa Tenochtitlán. En México se respira ancestralidad, y Tepoztlán y sus zonas aledañas nos seguirán confirmando la abundante presencia de las raíces culturales que conectan con los misterios de la Atlántida. En nuestra visita al Museo de Arqueología, podríamos validar dicho sentir, sobre todo a través de los famosos códices mayas, los cuales muestran los orígenes de esta civilización.

En la base del Tepozteco, cerro sagrado de la zona, nos sentamos a meditar. A esa altura del viaje, era cada vez más sencilla la conexión. Cerré los ojos y respire profundo. ¿Qué se supone que tengo que hacer ahora? Pregunte hacia mis adentros. “Trabaje con el cubo fue la respuesta”. Sabíamos que en Mendoza y Aurora aún seguían nuestros amigos caminantes con sus respectivas tareas. En si, la fecha central de la triangulación era el día 21, donde a través de un video que subimos a internet, extendimos el llamado a todos los puntos que puedan y quieran unirse para elevar un “Canto por la Paz”. https://www.youtube.com/watch?v=KIQOKY39Pxk&t=14s

Sin embargo, este 23 representaba el cierre de, ya que comprendimos que eran 3 lugares y 3 días, a través de los cuales se iba a profundizar en la consigna, y a llegar a canalizar lo que cada uno de los sitios tenía como información para entregar. Nosotros, además, estaríamos trabajando el día 24. Y lo percibimos también importante, ya que ese día, y al día siguiente también, en Argentina, se movilizaron gran cantidad de personas en denuncia ante las gestiones del Gobierno de turno. Decidir ser una caminante de la paz es también encontrar la forma de conectarse con esta realidad dolorosa de nuestras sociedad, pero utilizando, como menciona Velazco Piña, las herramientas e instrumentos de los Activistas Espirituales, como el nos llama. ¿Cuáles son estos instrumentos que contribuyen a alinearnos rápidamente con el orden cósmico? La oración, la meditación, las caminatas rituales, el toque de instrumentos, las danzas sagradas, toda manifestación que nace y se sustenta en la alineación, para operar desde la conciencia de unidad, entendiendo que la división genera mayores resistencias, dolor y pugas de poder. Este mismo principio se expresa en la Permaculttura: Enfocarnos en construir en vez de destruir. El mundo está cayendo a pedazos. ¿Por qué entregar nuestra energía en dicho sentido? Seguir criticando o enfadados no nos abrirá camino a nuevas posibilidades. Lo que resiste persiste dice la frase. ¿Cómo participar entonces de los procesos de cambio afectando positivamente? Allí, en conexión con este centro de poder, buscamos seguir las instrucciones de los Guías Cósmicos. ¿Por qué trabajar con el Cubo? Esta práctica nos habla de los principios de la geometría sagrada, donde existen 5 formas que se las denominan los sólidos platónicos, y que guardan cada una de ellas una información. El cubo representa al elemento tierra, y según los mensajes recibidos, es un germinador de realidades. Todo lo que colocamos allí crece y toma fuerza. Además, ayuda a trabajar desde la multidimensionalidad. Los Guías nos sugerían primero trabajar mentalmente con el octaedro. Esta Geometría sería la preparación para potenciar nuestras creaciones a través del cubo. Entonces, el octaedro sirve a modo de calibrador y limpieza de nuestro campo astral y mental. Al ingresar dentro (de forma mental) iniciamos un movimiento de reajuste de nuestro campo electromagnético. Dicha limpieza y purificación alcanza, hace posible que podamos más rápidamente en un estado de silencio interior. Y es desde ese estado, que entramos en coherencia, elevando nuestra frecuencia vibratoria para así potenciar nuestras energías sobre la base del Toroide. De algun modo, viéndolo a la distancia, nuestro mismo camino fue una preparación. Primero estuvimos limpiando y purificando nuestras energía en la Gran Pirámide del Sol, para luego conectar con la energía del Toroide junto la Virgen de Guadalupe y su mensaje de una Nueva Humanidad (Me falto mencionar que en la imagen que dejo impresa a través de las rosas que entrego a Juan Diego, la virgen se presenta embarazada). Bien. Ahora nos encontrábamos en nuestro tercer día de trabajo en las montañas, en un centro de poder que tiene la capacidad de potenciar todo lo que vayamos a realizar allí. Pedimos entonces permiso al Apu y agradeciendo haber llegado allí nos unimos con Mendoza y Aurora, sintiendo la triangulación. Allí visualizamos un enorme cubo, donde sembramos la semilla de la integración y la hermandad, utilizamos para representar esa intención la figura del Tetraedro, que simboliza la elemento fuego y a la sagrada familia, además de representar esa triangulación que estamos generando, y todo lo que ella iba a expandir. La visión que tuvimos fue la siguiente: desde México hacia al sur descenderían las energías del sol central hacia el vientre de la Gran Mujer, estimulando sus aguas internas, en ello, Mendoza y toda la zona de Cuyo es un territorio que guarda manantiales de aguas subterráneas es estado de pureza. Al ser de difícil acceso, son reservas importantes para nuestra humanidad, pero no solo como recurso, entendimos que esa aguas iban a ser codificas por esta energía del sol, y que a la vez, esta aguas ya conservan códigos de pureza, que las nuevas almas que están por nacer necesitan para informarse. Comprendimos entonces que esa característica que tiene la tierra como almacenamiento de información repercute no solo en la conciencia de nosotros, sus habitantes, sino que incide desde el origen en todo ser que llega a este mundo. Al nacer, las almas traen una información/energía respecto de su aprendizaje, misión de vida, etc. pero para cumplir con ese encargo, toman energías planetarias. Por lo que según el grado de evolución en el que se encuentran los mundos, así responden las almas. Conversar esos manantiales, es de vital importancia para que los seres nuevos puedan anclar esas frecuencias tan altas, y cumplir con su misión. Si se daña parte de esa información que se guarda en la naturaleza, se va perdiendo capacidad de vivenciar dichas frecuencias. Esta visión nos hizo entonces reflexionar sobre la importancia de cuidar la naturaleza. Tenemos ahora una razón más para hacerlo. Majo, una de las participantes de esta triangulación, quien se encontraba en Aurora, nos mencionó que esas aguas tan sagradas de la zona de Mendoza, representan el líquido amniótico. Empezamos entonces a prestar atención a la constante relación entre el micro y macrocosmos. Desde el Tepozteco, percibimos al cubo vibrar, y a través del canto amplificamos esta vibración desde nuestros corazones. Aurora, en Uruguay, sería ese fruto de esta Nueva Conciencia que entre Argentina y México se ve representada en lo que sería el femenino y el masculino. Pero además, podemos sumar otra información más, que en las visitas a Uruguay fuimos conectando. Aurora representa una especia de Arca de nuestra Humanidad. Allí, en otros planos y dimensiones, se conservan registros que tienen relación con la preservación de la Vida planetaria. No es que exista un Arca. Veámoslo del siguiente modo:  si en nuestro planeta llegara a suceder alguna catástrofe de gran escala, Aurora representa un espacio que se “mantendría de pie”, pero no solo ello. Serviría como operación de rescate de las almas que se encuentren capaces de asumir su evolución en otros lugares del universo, ya que Aurora está conectada directamente al Cosmos. Estando allí, se puede sentir la expansión hacia Nuevos Horizontes, se contempla, justamente, el Amanecer de una Nueva Aurora.  En -Aurora, además, se da una particular convergencia de colaboración entre elementales, Hermanos Mayores y Seres Intraterrenos. Es un verdadero Centro de Operaciones donde se trabaja para la Cura Planetaria. No por nada allí se presento la necesidad de estar poniendo nuestra atención en durante esta fecha que los Guías nos marcaron como clave dentro del proceso planetario. En parte, preferimos pensar que esta idea de las fechas y sus importancias son formas de llamarnos la atención y ponernos a accionar y realizar movimientos que de otro modo tal vez seguiríamos postergando. Sabemos que en algún sentido puede ser así. A veces, debo reconocer, somos hijos del rigor. Pero por otro lado, y en esto de contrastar puntos de vista, sabemos que en todo proceso y movimiento existen puntos y fases que implican una participación más activa de nuestra parte. Cada día es sagrada, no me voy a cansar de decirlo, y cada lugar de la Tierra también lo es. Esta en nosotros tomar esa decisión, sin embargo, existen espacios realmente especial. Allí respira la tierra, allí fluyen energías con mayor intensidad, allí se generan vórtices naturales y epicentros. Al acercarnos, somos afectamos. Lo mismo sucede con las fechas, sobre todo las 4 principales que rigen nuestro universo-tierra. El cambio de las estaciones se produce importantes alineaciones. No por nada los pueblos ancestrales les prestaron tanta atención. ¿Qué hubiera pasado si no hubiéramos estado allí el 21 de septiembre? ¿Otro hubiera hecho el trabajo? ¿Había realmente algún trabajo que hacer? Me imagino que a esta altura algunos se preguntaran sobre ello, del mismo modo que nos preguntamos a grandes rasgos que hubiera pasado si tantos inventos y creaciones que desarrollo el ingenio humano no hubieran existido. ¿Sería el curso de los acontecimientos el mismo?  En si, creo que lo fundamental es reconocer que con nuestras decisiones estamos afectando el curso de los acontecimientos, y que existen decisiones de mayor impacto, que pueden afectar a un colectivo de personas, y hacer que su evolución de acelere. Los Guías Cósmicos nos dieron un ejemplo de ello con esta Misión, al mismo para mí, no quedó la menor duda. Ponerse en movimiento en ciertas fechas donde existe una invitación específica, es como seguir un sueño. ¿Quien tuvo ese sueño? ¡Vos! Y te preguntarás, es importante que alguien más lo sepa, que sepa  que es parte de mi sueño, que sepa que se produjo una sincronía y  alineación con dicha visión. De nuevo, a veces si, a veces no. Lo importante, a mi entender es que vos lo creas. ¿Qué es entonces el Perdón? Amatlan, otros de los pequeños pueblos de esta región tan encantadora de la localidad de Morelos, nos iba a enseñar al respecto. Fue uno de sus habitantes, Fortunato, quien nos traería un mensaje poderoso para nuestro viaje. Un viaje, que a esta altura, será de todo aquel que este leyendo estas páginas. Creer es Crear. Sería entonces nuestro destino confiar.

Amatlan, y su ventana. 

Amanecimos sabiendo que teníamos algo por hacer. Ya habíamos estado en el Tepozteco el día 24 luego de nuestra primer conexión el mencionado día 23, donde trabajamos con el Cubo, el Tetraedro y el cierre de la Triangulación.

Subir el Tepozteco el día 24 fue intenso y cansador. Conexión con la Tierra, el Aire y el Fuego. Meditar en su cumbre y al descender abrazarse fuertemente a los Amate, árboles de raíces inmensas que invitan a caminar y seguir penetrando en el ambiente natural. William, compañero que nos recibiera en su casa del DF junto con su pareja Circe, ya habían estado alli, y nos mencionaron que en las montañas se podía ver varias figuras. A mí me costó mucho identificarlas, salvo por una: un duende. Estaba con su gorro y ojos entrecerrados. Lo percibí como uno de los guardianes. Minutos antes de esta conexión, realizamos un trabajo de sintonía. Realizamos la cúpula de protección, la conexión cielo/tierra, el canto de mantras y de repente comencé a sentir una vibración poderosa. Tuve una visión. Una construcción piramidal dentro del Tepozteco, y allí, frente a mí un guardián. Su mirada era penetrante, y sentí temor. ¿Será que me deja pasar? Me preguntaba hacia mis adentros. Dialogue con él de forma espontanea y me dijo que sí, que estaba habilitado para ingresar. Fue entonces adentrándome cada vez más profundo en la montaña, percibiendo laberintos y galerías subterráneas que me fueron guiando hasta una especie de anfiteatro. Es común que en las meditaciones guías realice este tipo de viajes, donde a través de la visualización se busca conectar con información de nuestro inconsciente. En este caso, la visión fue muy real. Y cuando ingrese al Anfiteatro, me encontré con una piedra color esmeralda. ¿Estaba entonces frente a la Piedra de Chintamani? Este poderoso Cristal que llego desde Orión junto con los 32 mensajeros del cosmos que fundaron Shambhala en el Desierto del Gobi. Su luz y vibración era muy poderosa. Jamás pensé que estando allí volvería a sentir semejante conexión con esta piedra de poder. Fue un regalo, y que a la vez lo sentí como un compromiso con la Paz Planetaria. Una importante confirmación sobre la conexión de estos Retiros Intraterrenos de todo el continente sudamericano. Pero ¿Cómo trasladar todas estas experiencias a mi vida cotidiana? No me lo pregunté en ese momento, pero si mientras regresábamos a la cabaña donde estábamos hospedados. ¿Cómo impacta esta expansión de consciencia y reconocimiento del Plan Mayor en nuestros lugares de influencia? ¿Será posible traducir algo de lo vivido? Parte de sentarme a escribir tiene que ver con ello. Un caminar que pueda inspirar y nutrir, despertar y contagiar la necesidad de sanar y liberarnos, y de entender que para iniciar y sustentarse en este camino hace falta recordar, experimentar aquello que no solo nos da placer y bienestar sino que también nos pone a prueba, nos desafía y estimula a crecer. Alguno lo asocian al sacrificio. Últimamente vengo reflexionando sobre esta palabra, y como aún no encuentro una definición desde mi propio lenguaje para ordenar las ideas que llegan de acuerdo a este concepto tan antiguo de la Humanidad,  voy a quedarme por el momento con su etimología: Sagrado Oficio. Hay algo que realizamos y que excede el mero acto de interés, gratificación y del tan famoso lucro. Un movimiento que se vuelve inevitable, porque nuestro mismo corazón lo está solicitando. Entrega, solidaridad, compromiso, responsabilidad. Existe en los seres humanos esa capacidad de donación profunda por un Bien Mayor. ¿Por qué esperar una catástrofe para manifestarla? ¿Es tan difícil vivir día tras día en esa actitud de oferta, de servicio? Es cierto, necesitamos tiempo y bienes para nosotros, pero ¿Cual es nuestro límite? El mundo nos hace sentir pequeños, inseguros, indefensos, atacas y contaminados constantemente. Pero ojo. Esas fuerzas operan dentro de nosotros. ¿Cómo lidiar entonces con ellas?

Por suerte existen seres como Fortunado. La vida parece ponerlos en tu camino para genera una interacción que potencia ambos destinos. El tuyo, y el de aquel que en ese momento esta vibrando exactamente en la misma sintonía, para que allí logre expresarse una realidad interna en la cual todo indica que estamos dialogando y creciendo en consciencia con la misma palabra. Ese dialogo sanador, nutritivo y floreciente hace falta. Cada vez más falta. Y sobre todo, hacen falta ejemplos, modelos reales de lo que los seres humanos podemos ser. Y hace falta que nos demos cuenta, que nada hace falta, porque todo alcanza en su justa medida, cuando estamos presentes. Vivimos en un planeta que tiene para todos. Ya lo decía Gandhi, solo que no va a tener jamás para satisfacer la inmensidad de la codicia de uno solo de nosotros. ¿Podemos poner límite a nuestro deseo? No creo que esta sea la respuesta correcta. Ya lo he descubierto, y es que por falta de amor, de correcta alineación de nuestras energías internas, balance, equilibrio y coherencia, llegamos a creer que necesitamos infinidad de cosas para ser feliz, pero saben que, no es así. Hasta nuestra necesidad de ingerir alimentos puede disminuir, cuando estamos en estado de dicha, gozo y plenitud. ¿Cómo alcanzar esa plenitud?

Llegamos a la casa de Fortunato previo a un mensaje del Maestro Intraterreno Alcir que nos decía que debíamos vibrar para llegar al destino indicado. “caminen, no dejen de caminar”. Con Yasmin sentimos exactamente lo mismo, debíamos cambiar nuestro rumbo, y en vez de seguir subiendo hacia Ocotitlan, tomar el camino hacia Amatlan. Así lo hicimos. En la meditación previa al mensaje habíamos conectado con los reinos de la naturaleza, y en especial, se presentaron los delfines. O casualidad, la puerta de la casa tenía a un delfín como protagonista. Nos sentamos y empezamos a hablar.

– ¿Qué los trajo hasta aquí? preguntó.

-Estamos siguiendo un llamado de los Hermanos Mayores, anteayer en Tepoztlán realizamos una meditación sobre el Cubo.-Fui directo al grano, sentí que no había que perder tiempo en camuflar nuestro propósito.

-A bien, están trabajando con el Cubo. Voy a mostrarles algo.

Como verán la magia estaba operando. Las sincronías. Nos sentamos fuera de su casa en un patio con techo de madera que se encontraba justo debajo del Cerro de la Ventana, lugar sagrado de Amatlan. Diego, hermano de Buenos Aires que estaba en Aurora siendo parte de la triangulación, nos pasó el contacto de la pareja de Fortunato con quien él deseaba que nos encontráramos, ya que era cantante al igual que Yasmin, sin embargo, por esas cuestiones de la vida ella estaba de viaje.

– El cubo es parte del inicio hacia geometrías más complejas.- Nos trasmitió cargado de emoción y entusiasmo. Voy a explicarles, porque yo vengo investigando hace más de 20 años sobre este tema. Y sepan que llegan en un día especial. El 23 se dio orden por parte de la Confederación Galáctica de incrementar su apoyo sobre la Civilización. Estoy aún reflexionando sobre ello, porque entiendo que el día no es casualidad, hay relación con las 23 paredes de cromosomas.

Por dentro comencé a sentir una electricidad especial, como me había sucedido durante otros viajes donde también se dieron encuentros inesperados que despertaron información relevante. Pare las orejas.

– Yo estoy trabajando ahora con el Icosaedro. Ustedes me dicen que en su meditación pusieron al tetraedro en su meditación. Tienen que poner dentro al Icosa. Y les voy a explicar porque, el Icosaedro tiene 20 caras y 12 ángulos, más 1 que es el que está dentro. Es el 13:20 de los Mayas. Y son los 260 kines del Tozlkin, que tienen su relación con los 9 meses de gestación del ser humano. Aquí van a encontrar una clave sobre el potencial que tiene trabajar con esta geometría. Pero hay más. (En ese momento nos hablo de medidas y de la proporción aurea 1,61; aún no he investigado sobre ello, pero entiendo que para quienes saben más a fondo ello va tener mayor sentido, ya que en las relaciones de medidas, se codifica aún más información/energía)

Escuchaba bien atento intentando tomar nota de algunos detalles que me parecían importantes, de todos modos, sabía que era información para sentir, más que para retener como idea mental. Es que a través de la emoción es como se graba realmente la información en los seres humanos. Esta comprobado que aprendemos con más facilidad aquello con lo cual nos conectamos y nos emociona, y que además, a ello, le encontraremos un canal práctico a través del cual pueda expresarse.

-Saben algo, en estos días se están cumpliendo 50 años de la llegada del hombre a la luna. ¿Y saben lo que representó ello? El acceso al quinto elemento, ya que representa el espacio/eter. Desde esa fecha la Humanidad, por más que uno comúnmente no lo sepa, fue iniciada en el quinto elemento. ¿Y saben cual es este quinto elemento en la geometría de los sólidos platónicos? El Dodecaedro. También el Dodeca puede  colocarse dentro del Cubo. Pero cuidado.

Mientras Fortunato iba hablando, las nubes cubrieron el cielo, y en menos de5 minutos cayó sobre nosotros una lluvia impresionante. El levantó su vista, y nos indico que prestáramos atención.

-¿Saben por qué sucede esto? Cuando empezamos a hablar de estos temas se mueve energía, se mueve nuestro poder. Las geometrías son herramientas poderosos, por eso hay que tener cuidado. Estar atentos. Hay señales. Todo el tiempo. El Gran Espíritu se comunica con nosotros de diferentes maneras, hay que aprender a preguntar, a dialoga con las fuerzas de la naturaleza. La palabra crea. La palabra tiene poder. El pensamiento y la emoción también lo tienen, y cuando nos alineamos con dichas fuerzas podemos llegar a producir grandes actos de magia. ¿Saben cómo opera la matrix con todo esto? Se los voy a decir.

Poco a poco Fortunato iba confiándonos su conocimiento y sabiduría, no sin antes confirmar de que debía de hacerlo. Era muy precavido, y además nos pidió permiso para hablar parte de su conversación en ingles, ya que según él, había términos que reflejaban mejor algunos conceptos. Uno de ellos, que explicaré más adelante era el Joy (gozo)

-La matrix opera en otra frecuencia. Por ello, cuando uno se conecta desde la Telepatía, está operando en otro plano de conciencia, moviendo otras energías que tienen relación con las sincronías y el despertar de nuestras capacidades extrasensoriales. Nuestra mente, se mueve en su mayor parte del tiempo dentro de los patrones de la matrix. Para lograr despertar y mantenerse despierto hay que trabajar mucho sobre uno mismo. No es sencillo. Requiere un compromiso, perseverancia, estudio, disciplina, conocimiento y además: Amor. Pero estoy hablando de un grado de amor que no es aún reconocido por la mayoría de la Humanidad. Y justamente tiene relación con esta quinta esencia, con esta apertura que se dio hace ya 50 años en nuestro mundo. Allí, se despertó e incremento nuestra capacidad de experimentar un grado de amor más sublime. Y por más extraño que resulte, esto también tiene que ver con la geometría. No van a comprender todo lo que les estoy trasmitiendo con la mente. Tienen que gozarlo. ¿Acaso se preguntaron quienes son para no gozar de la vida? De que les sirve todo este conocimiento sino pueden ser felices, disfrutar y hacer felices a otros. Yo trabajo con la geometría porque me obsesiona, tiene que ver con la forma, pero con algo que está más allá, antes de la forma, que es la luz. En realidad, yo trabajo con la Luz.

Fortunato tenía mucho para compartir, por ello, con Yasmin, interrumpíamos casi nada. Salvo en un momento que por la fuerte tormenta ingresamos a su casa, tomamos un café y nos permitimos entrar en un diálogo más fluido. Sus ancestros eran Yakis, y a partir de allí, se abrió un nuevo nivel de profundidad en nuestra charla. Al parecer eran cosas más “humanas”, sin embargo, fue el mensaje que calo más hondo en nosotros, mucho más que la geometría. Los extraterrestres y el calendario maya.

-Hablemos del perdón- Sentenció Fortunato. ¿Ya han perdonado a sus Padres?  Porque les cuento, por si no se enteraron, que no podrán usar la magia correctamente sino perdonan a sus ancestros, y no toman la decisión de que sean ustedes el eslabón donde tiene final la cadena de maltratos, abusos y violencia dentro de su clan. ¿Ya tomaron esa decisión?

Sus palabras fueron determinantes, y lo agradecimos eternamente, por llevarnos a ese nivel de toma de consciencia y responsabilidad con nuestros sentimientos y emociones.

-¿Son consciencia de la potencia del perdón? Y les cuento esto porque yo tuve que perdonar atrocidades por parte de mi abuelo y bisabuelo, quienes realizaron matanzas de indios en el norte de México. Sin embargo mírenme. Tengo sangre india. ¿Saben por qué? Porque mis abuelas, como ha sucedió en toda la conquista con las mujeres. Ellas fueron abusadas. En general de Europa no llegaban mujeres, por ello los hombres se relacionaron con las indias y por supuesto, esa relación fue ocultada. Sin embargo aquí estamos. Y estoy seguro que ustedes en su familia también poseen mujeres que han sido abusadas, mal tratadas, violentadas y violadas. Ello está en nuestra sangre. Ello pertenece a tu abuelo querido Rodrigo, a tu padre, y más arriba también. Pero estas dispuesto a terminar con ese mal trato. Y así liberar el camino para tus hijos. Porque en el fondo es a ello a lo que hemos venido, a perdonar.

En ese momento yo, que tan creído estaba respecto del trabajo del perdón, me di cuenta lo tanto que me faltaba. Reconocer, que siempre hay una capa más adentro donde ir. Un nivel más de perdón y liberación por alcanzar. Sin duda que debía seguir revisando mis sentimientos. Creí algo, pero en los “papeles” podía reconocer la herida, y algo más, la oportunidad de no solo quedarme en mi, sino empezar a desandar mi árbol, en busca de esas historia no tan buenas, que despiertan el dolor, pero a su vez, la capacidad de transformación, puesto que allí están los nutrientes para seguir trayendo luz a la Tierra.

-Y sabes. Solo poniéndote al servicio de ese nivel profundo de sanación encontrarás la verdadera paz y el verdadero gozo. Y no es demasiado. No lo veas así. Mira a tu alrededor. Aquí estoy creando mi pequeña realidad. Eso es lo que cada ser humano debería enfocarse en hacer. ¿Conoces la ley del fractal? Eso que tú modificas en tu interior, será modificado en tu exterior. Es una ley. Así se crea y sostiene la vida.

Fortunato estaba validando el mensaje que habíamos recibido en Teotihuacán. Todo cerraba a la perfección.

-Justamente al pensar en cuestiones mundiales perdemos el foco de lo que es nuestra responsabilidad, y es fácil así justificarnos, para dejar de hacer lo que nos corresponde. No hay que salvar a nadie. ¿Porque te crees tan importante?

-Fortunato. Gracias!!!! Gracias por todo lo que nos estas compartiendo.

-No, no. No hay que agradecer. ¿Quién eres para agradecer? ¿Agradecer que? No ves, allí también está el Ego. Nos seguimos creyendo importantes. Allí esta nuestra mayor debilidad. Por allí se infiltra la distracción. Gran Espíritu puede comunicarse con nosotros cuando nos encontramos vacios. Y esta es otra de las leyes del fractal. Entrar en ese espacio de vacío. Desde allí se puede modificar toda una realidad. Yo estuve a punto de poder hacerlo. De cambiar el destino de todo el mundo. Era una decisión. Un instante. Si uno está libre de pensamiento, sabe que esto que estoy diciendo es real, porque no es el ego quien opera, no es la mente, es algo más allá de todo ello, que hace posible que una fuerza inmensa ancle en la materia. Pero es imposible sostener esa intensidad de luz desde el ego. El ego no está preparado para semejante luz. Solo puede hacerlo quien esta vacío.

 

Redes sociales
www.000webhost.com